Las máquinas virtuales de carga de trabajo se conectan a Internet de forma predeterminada. Las reglas NAT y las reglas de firewall distribuido permiten ejercer un control detallado sobre estas conexiones.