La infraestructura virtual que admite máquinas virtuales consta de al menos dos capas de software: virtualización y administración. En vSphere, ESXi proporciona las capacidades de virtualización que agregan y presentan el hardware del host a las máquinas virtuales como un conjunto de recursos normalizado. Las máquinas virtuales se ejecutan en hosts ESXi que administra vCenter Server.

vCenter Server puede agrupar los recursos de varios hosts y permite supervisar y administrar la infraestructura del centro de datos de forma efectiva. Puede administrar recursos de máquinas virtuales, aprovisionar máquinas virtuales, programar tareas, recopilar registros de estadísticas, crear plantillas y mucho más. vCenter Server también proporciona vSphere vMotion™, vSphere Storage vMotion, vSphere Distributed Resource Scheduler (DRS), vSphere High Availability (HA) y vSphere Fault Tolerance. Estos servicios permiten administrar recursos de manera eficiente y automatizada, y habilitan la alta disponibilidad de las máquinas virtuales.

vSphere Client es la interfaz principal para administrar vCenter Server, hosts ESXi y máquinas virtuales. vSphere Client también permite que las máquinas virtuales obtengan acceso a la consola.

En la jerarquía de vCenter Server que se ve en vSphere Client, un centro de datos es el contenedor principal de hosts ESXi, carpetas, clústeres, grupos de recursos, vSphere vApps, máquinas virtuales, etc.

Los almacenes de datos son representaciones virtuales de recursos de almacenamiento físico subyacente. Los almacenes de datos ocultan las idiosincracias del almacenamiento físico subyacente y presentan un modelo uniforme para los recursos de almacenamiento que necesitan las máquinas virtuales. Un almacén de datos es la ubicación de almacenamiento (por ejemplo, un disco físico o una LUN en una RAID, o bien una SAN) para archivos de máquina virtual.