Para el correcto funcionamiento del producto y dependiendo de las funciones que desee utilizar, se deben abrir varios puertos para que se puedan comunicar entre sí los clientes y el agente en los escritorios remotos.