En muchos elementos de configuración, entre los que se incluyen el tamaño del almacenamiento, la RAM y la CPU, los requisitos dependen en gran medida del tipo de trabajador que utilice el escritorio virtual y de las aplicaciones que se deban instalar.

Para planificar la arquitectura, los trabajadores se pueden categorizar en varios tipos.

Trabajadores en tareas

Los trabajadores en tareas son trabajadores administrativos que realizan tareas repetitivas dentro de un pequeño conjunto de aplicaciones, por lo general en un equipo estacionario. Las aplicaciones no requieren normalmente un uso de CPU ni de memoria tan intensivo como las de los trabajadores del conocimiento. Los trabajadores en tareas que trabajan determinados turnos pueden iniciar la sesión en sus escritorios virtuales todos a la vez. Entre los trabajadores en tareas, se incluyen analistas de centros de llamadas, empleados de comercios minoristas, trabajadores de almacén, etc.

Trabajadores del conocimiento

Las tareas diarias de los trabajadores del conocimiento incluyen el acceso a Internet, el uso de correo electrónico y la creación de presentaciones, hojas de cálculo y documentos complejos. Entre los trabajadores del conocimiento, se incluyen contables, directores de ventas, analistas de investigación de mercado, etc.

Usuarios avanzados

Entre los usuarios avanzados, se incluyen desarrolladores de aplicaciones y personas que utilizan aplicaciones que hacen un uso intensivo de gráficos.

Usuarios de quiosco

Estos usuarios necesitan compartir un escritorio situado en un lugar público. Entre los ejemplos de usuarios de quiosco, se incluyen estudiantes que utilizan un equipo compartido en una clase, enfermeras en salas de enfermería y equipos utilizados para contratación y publicación de ofertas de empleo. Estos escritorios requieren un inicio de sesión automático. La autenticación se puede hacer mediante determinadas aplicaciones si es necesario.