El complemento Horizon vRealize Orchestrator (vRO) permite la interacción entre vRealize Orchestrator y VMware Horizon 6 versión 6.2.3 o VMware Horizon 7 versiones 7.0.3 y 7.1. Puede usar este complemento para expandir la configuración y los métodos para aprovisionar las aplicaciones y los escritorios remotos.

El complemento contiene un conjunto estándar de flujos de trabajo que habilita la automatización, el autoservicio por solicitud y aprobación, y la administración delegada y escalable en entornos multiarrendatarios o altamente distribuidos. También puede usar esos flujos de trabajo predefinidos para crear flujos de trabajo personalizados.

Los flujos de trabajo descritos en este documento proporcionan tareas automatizadas y predefinidas que cumplen objetivos básicos realizados habitualmente en View Administrator u otras interfaces de View. Los administradores de View pueden delegar el acceso a los flujos de trabajo en los administradores delegados y los usuarios finales, aumentando así la eficiencia de la TI.

En cuanto a la activación del usuario final, el complemento Horizon vRealize Orchestrator se integra con vRealize Automation para proporcionar acceso de autoservicio a aplicaciones y escritorios. Los flujos de trabajo del complemento se pueden integrar con los procesos de solicitud y de aprobación que se compilan en el catálogo de servicios de vRealize Automation, lo que permite que los usuarios finales actualicen sus propios escritorios. Los usuarios finales pueden realizar solicitudes que sigan un proceso estandarizado y que se pueda auditar que desencadene una acción inmediata, o bien pueden enviar las solicitudes para recibir una aprobación administrativa. Para entornos de escritorios donde las máquinas virtuales deban ser compatibles con procesos de reutilización y de cambios rápidos, los usuarios finales pueden aprovisionar los escritorios y desaprovisionarlos, o reciclarlos, para reducir la cantidad de capacidad y recursos desaprovechados.

El complemento Horizon vRealize Orchestrator proporciona un catálogo de servicios organizados y que se pueden administrar con las funciones para las que los grupos y los usuarios apropiados tienen autorización. Esto aumenta la eficiencia de la TI. La automatización y la distribución de tareas para la administración delegada reduce la necesidad de llevar a cabo un control de excepciones y una correspondencia por correo electrónico. Las solicitudes se enrutan en procesos definidos previamente y solo se marcan para su aprobación si se necesita una justificación.