Puede que tenga que restablecer un escritorio remoto si el sistema operativo del escritorio deja de responder y no se soluciona el problema reiniciando el escritorio remoto. Al restablecer las aplicaciones remotas, se sale de todas las aplicaciones abiertas.

Por qué y cuándo se efectúa esta tarea

La acción de restablecer un escritorio remoto es equivalente a pulsar el botón Restablecer en un equipo físico para forzar su restablecimiento. Los archivos que estén abiertos en el escritorio remoto se cerrarán sin guardarse.

Restablecer las aplicaciones remotas es equivalente a salir de todas las aplicaciones sin guardar. Se cierran todas las aplicaciones abiertas, incluso las que proceden de diferentes granjas de servidores RDS.

Solo puede restablecer un escritorio remoto si un administrador de Horizon ha habilitado la función de restablecimiento de escritorio para dicho escritorio.

Para obtener información sobre cómo habilitar la función de restablecimiento de escritorios, consulte el documento Configurar escritorios virtuales en Horizon 7 o Configurar aplicaciones y escritorios publicados en Horizon 7.

Procedimiento

Utilizar el comando Restablecer.

Opción

Acción

Restablecer un escritorio remoto desde la ventana para seleccionar la aplicación y el escritorio

Seleccione el nombre del escritorio remoto, haga clic mientras mantiene pulsada la tecla Control y seleccione Restablecer desde el menú contextual.

Restablecer una aplicación remota desde la ventana para seleccionar la aplicación y el escritorio

Haga clic en el botón Configuración (icono de rueda dentada) situado en la esquina superior derecha de la ventana, seleccione Aplicaciones en el panel izquierdo, haga clic en Restablecer y, a continuación, haga clic en Continuar.

Resultados

Cuando restablezca un escritorio remoto, el sistema operativo del escritorio remoto se reinicia y Horizon Client desconecta y cierra la sesión del escritorio. Cuando restablece aplicaciones remotas, se sale de las aplicaciones.

Qué hacer a continuación

Espere un periodo de tiempo apropiado para iniciar el sistema antes de intentar volver a conectarse a la aplicación o el escritorio remoto.