Puede proporcionar una experiencia de usuario de tipo persistente en escritorios no persistentes mediante el redireccionamiento con perfiles de usuario. Los usuarios obtienen los mismos archivos y configuraciones de las aplicaciones cuando inician sesión, sin importar el escritorio no persistente que usen. Con el redireccionamiento, los usuarios disfrutan de las ventajas de los escritorios persistentes con el coste de los escritorios no persistentes.

Para usar el redireccionamiento, identifique los recursos que necesitan los usuarios para realizar su trabajo, determine dónde guardan su trabajo y decida la cantidad de trabajo que desea redireccionar. Por ejemplo, puede seleccionar redirigir todo lo que los usuarios guardan en los escritorios o en la carpeta Mis documentos a un recurso compartido de archivos. Proporcionar a los usuarios acceso al recurso compartido de archivos hace que su trabajo esté siempre disponible para ellos, sin importar la aplicación remota o la asignación de escritorio que usen. También puede redireccionar fondos, protectores de pantalla, configuraciones para Outlook, etc. Otra opción es formar a los usuarios para que guarden ellos mismos todo su trabajo en un solo recurso compartido de archivos y, por lo tanto, realicen el trabajo de redireccionamiento.