Cuando se crea un nodo de transporte, es posible que sea necesario migrar las NIC físicas y las interfaces de kernel de un conmutador estándar de vSphere (vSphere Standard Switch, VSS) o VDS a un conmutador virtual distribuido de NSX-T Data Center (NSX-T Virtual Distributed Switch, N-VDS). Después de la migración, N-VDS gestiona el tráfico de la red VLAN.

Las NIC físicas y sus interfaces de VMkernel están conectadas inicialmente a un VSS o VDS en un host vSphere ESXi. Estas interfaces de kernel se definen en estos hosts para proporcionar conectividad a la interfaz de administración, el almacenamiento y otras interfaces. Después de la migración, las interfaces de VMkernel y las NIC físicas asociadas se conectan al N-VDS, y controlan el tráfico en la VLAN y las zonas de transporte superpuestas.

En la siguiente figura, si un host solo tiene dos NIC físicas, es posible que desee asignar ambas NIC al N-VDS con fines de redundancia.

Figura 1. Migración previa y posterior de las interfaces de red a un N-VDS

Antes de la migración, el host vSphere ESXi tiene dos vínculos superiores derivados de los dos puertos físicos: vmnic0 y vmnic1. Aquí, vmnic0 está configurado para estar en un estado activo, conectado a un VSS o VDS, mientras que vmnic1 no se utiliza. Adicionalmente, existen tres interfaces de VMkernel: vmk0, vmk1 y vmk2.

Las interfaces de VMkernel se migran mediante la interfaz de usuario de NSX-T Data Center Manager o las API de NSX-T Data Center. Consulte Guía de la API de NSX-T Data Center.

Después de la migración, vmnic0, vmnic1 y sus interfaces de VMkernel se migran al conmutador de N-VDS. Tanto vmnic0 como vmnic1 se conectan a través de VLAN y las zonas de transporte superpuestas.