Una zona de transporte controla con qué hosts puede comunicarse un conmutador lógico. Puede abarcar uno o más clústeres de host. Las zonas de transporte establecen qué hosts y, por lo tanto, qué máquinas virtuales pueden participar en el uso de una red determinada.

Una zona de transporte define una colección de hosts que se pueden comunicar entre sí a través de una infraestructura de red física. Esta comunicación tiene lugar a través de una o varias interfaces definidas como endpoints de túnel virtual (VTEP).

Si hay dos nodos de transporte en una misma zona de transporte, las VM alojadas en dichos nodos de transporte podrán "ver" y, por tanto, conectarse a conmutadores lógicos de NSX-T que también se encuentren en esa zona de transporte. Esta conexión permite a las VM comunicarse entre sí, siempre que las VM tengan disponibilidad de Capa 2/Capa 3. Si las VM están conectadas a conmutadores que estén en distintas zonas de transporte, las VM no se pueden comunicar entre sí. Las zonas de transporte no reemplazan los requisitos de disponibilidad de Capa 2/Capa 3, pero aplican un límite de disponibilidad. Dicho de otro modo, pertenecer a la misma zona de transporte es un requisito previo para poder establecer la conexión. Si se cumple dicho requisito previo, la disponibilidad es posible, pero no automática. Para que la disponibilidad sea real, las redes de Capa 2 y (para distintas subredes) Capa 3 deben estar operativas.

Un nodo puede servir como nodo de transporte si contiene al menos un conmutador de host. Cuando crea un nodo de transporte de host y a continuación agrega el nodo a una zona de transporte, NSX-T instala un conmutador de host en el host. Para cada zona de transporte a la que pertenezca el host, se instala un conmutador de host aparte. El conmutador de host se utiliza para conectar VM a conmutadores lógicos de NSX-T y para crear vínculos superiores e inferiores de enrutador lógico de NSX-T.