Realiza el envío sin estado o la transformación de paquetes basándose en tablas rellenadas por el plano de control, y transmite la información sobre la topología al plano de control. Asimismo, mantiene las estadísticas de nivel de paquete.

El plano de datos es el origen de verdad para la topología física y el estado, por ejemplo, ubicación de VIF, estado de túnel, etc. Si está tratando con paquetes que se mueven de un lugar a otro, se encuentra en el plano de datos. El plano de datos también mantiene el estado de y gestiona los errores entre varios vínculos/túneles. El rendimiento por paquete es primordial, con unos requisitos muy estrictos de latencia o vibración. El plano de datos no se contiene necesariamente en su totalidad en el kernel, en los controladores, en el espacio de usuario ni en procesos de espacio de usuario específicos. El plano de datos se restringe al reenvío totalmente sin estado basado en tablas/reglas rellenadas por el plano de control.

El plano de datos también podría tener componentes que mantengan cierta cantidad de estado para determinadas funciones, como la de terminación TCP. Esto es diferente desde el estado administrado por el plano de control, como asignaciones de túnel de IP MAC, porque el estado administrado por el plano de control consiste en cómo reenviar los paquetes, mientras que el estado administrado por el plano de datos se ve limitado a cómo manipular la carga.