Las licencias de conducir emitidas en los EE. UU. tienen un número o código alfanumérico que establece el Departamento de vehículos motorizados (o una entidad equivalente); a menudo incluyen una fotografía del titular y una copia de su firma, la dirección principal de residencia, el tipo o la clase de licencia, las restricciones o las autorizaciones (si las hubiera), las características físicas del titular (altura, peso, color de cabello, color de ojos y, a veces, color de piel) y la fecha de nacimiento. El estado no emite dos números de licencia de conducir idénticos. Cada vez es menos frecuente que figure el número de seguro social en la licencia de conducir, para evitar problemas de robo de identidad.

La directiva busca una coincidencia con la hoja de contenido de las licencias de conducir de EE. UU.