Limite las aplicaciones que se pueden instalar en los dispositivos de escritorio de Windows con el perfil de control de aplicaciones. Limitar la instalación de aplicaciones protege sus datos de aplicaciones malintencionadas y evita que los usuarios finales accedan a aplicaciones no deseadas en dispositivos corporativos.

Para permitir o impedir la instalación de aplicaciones en los dispositivos, puede habilitar el control de aplicaciones con el fin de colocar ciertas aplicaciones en listas blancas o en listas negras. Mientras que el motor de conformidad supervisa los dispositivos para confirmar qué aplicaciones se encuentran en la lista blanca y cuáles en la lista negra, el control de aplicaciones evita que los usuarios intenten agregar o eliminar aplicaciones. Por ejemplo, puede impedir que se instale en el dispositivo una aplicación de entretenimiento determinada o permitir la instalación en el dispositivo solo de aplicaciones que se encuentren en la lista blanca. Las aplicaciones incluidas en listas negras e instaladas en los dispositivos antes de que se envíe a estos la carga útil de control de aplicaciones se inhabilitan después de insertar el perfil.

El perfil de control de aplicaciones ayuda a reducir el coste de administración del dispositivo al impedir que el usuario ejecute aplicaciones prohibidas que pueden causar problemas. Al evitar que las aplicaciones causen problemas, se reduce el número de llamadas que debe atender el equipo de soporte.