El rendimiento se encarga de garantizar que las cargas de trabajo obtienen los recursos necesarios. Los indicadores clave de rendimiento (KPI) pueden utilizarse para identificar problemas de rendimiento relacionados con las cargas de trabajo. Utilice estos KPI para definir los SLA asociados a los niveles de servicio. Estos paneles de control usan un KPI para mostrar el rendimiento de las cargas de trabajo en la capa de consumidor y el rendimiento total de las cargas de trabajo en la capa de proveedor.

Existen tres dominios principales para aplicaciones empresariales. Cada uno de estos dominios tiene su propio conjunto de equipos. Cada equipo tiene un conjunto de responsabilidades exclusivas y requiere el conjunto de aptitudes asociadas. Los tres dominios comprenden la empresa, la aplicación y la IaaS.

La administración del rendimiento desglosa cada capa y determina si está causando el problema de rendimiento. La capa superior depende de la capa que se encuentra debajo de ella y, por lo general, la capa de infraestructura es la fuente de contención. En primer lugar se centra en las capas inferiores, ya que funciona como la capa base horizontal, lo que proporciona un conjunto de servicios de infraestructura genéricos independientemente de las aplicaciones empresariales que se estén ejecutando.

Los KPI y los SLA trabajan de manera conjunta. El SLA es el contrato empresarial formal que se establece con los clientes. Por lo general, el SLA se establece entre el proveedor de la IaaS (el equipo de infraestructura) y el cliente de IaaS (el equipo de aplicación o la unidad de negocio). El SLA formal necesita una transformación operativa, por ejemplo, requiere más que cambios técnicos y es posible que necesite consultar el contrato, el precio (no el coste), el proceso y los empleados.

El KPI cubre las métricas de SLA y las métricas adicionales que proporcionan una advertencia temprana. Si no tiene un SLA, empiece por un KPI interno. Debe comprender y perfilar el rendimiento real de su IaaS. Utilice la configuración predeterminada de vRealize Operations Cloud si no tiene su propio umbral, ya que esos umbrales se seleccionaron para admitir operaciones proactivas.

En la administración del rendimiento existen tres procesos distintos.

  • Planificación. Establezca sus objetivos de rendimiento. Cuando se diseña un vSAN, se debe saber cuántos milisegundos de latencia de disco se desea obtener. 10 milisegundos medidos a nivel de máquina virtual (no al nivel de vSAN) es un buen comienzo.
  • Supervisión. Compare el plan con la realidad. ¿La realidad coincide con el rendimiento que se supone a la arquitectura? Si no es así, esto se debe solucionar.
  • Solución de problemas. Cuando la realidad no se adapta a la planificación, se debe implementar una solución de forma proactiva y no esperar problemas ni quejas.

El uso elevado puede causar contención y el contador principal para el rendimiento es la contención. La contención se manifiesta en diferentes formas tales como colas, latencia, descartes, cancelaciones y cambios de contexto. Sin embargo, no se deben confundir los indicadores de utilización ultra alta como un problema de rendimiento. Si el host ESXi experimenta un aumento, una compresión y un intercambio, no significa que la máquina virtual tenga un problema de rendimiento. El rendimiento del host se mide según la eficacia del servicio que ofrece a sus máquinas virtuales. A pesar de que el rendimiento se relaciona con el uso de hosts ESXi, la métrica de rendimiento no se basa en el uso, sino que se basa en las métricas de contención.

Dado que la máquina virtual es el objeto más importante de vSphere, debe consultar los contadores de CPU, RAM, red y disco para conocer los detalles de rendimiento.

Los contadores de KPI pueden contener aspectos demasiados técnicos para algunos usuarios, por lo que vRealize Operations Cloud incluye una línea de inicio a modo de introducción. Puede ajustar el umbral después de generar un perfil para su entorno. La generación de este perfil es un buen ejercicio, ya que la mayoría de los clientes no tienen una línea de base. La generación de perfiles requiere una edición avanzada.

Defina el rendimiento de una única máquina virtual desde el punto de vista de la infraestructura.

Consideraciones de diseño

Todos los paneles de control de rendimiento comparten los mismos principios de diseño. Se diseñan a propósito para que sean similares, ya que resulta confuso si cada panel de control tiene un aspecto diferente a otros teniendo en cuenta que tienen el mismo objetivo.

Los paneles de control están diseñados con dos secciones distintas: resumen y detalle.

  • Por lo general, la sección de resumen se encuentra en la parte superior del panel de control para proporcionar una perspectiva general.
  • La sección de detalles se encuentra debajo de la sección de resumen. Le permite profundizar en un objeto específico. Por ejemplo, puede obtener el informe de rendimiento detallado de cualquier máquina virtual específica.

En la sección detalles, utilice el cambio de contexto rápido para comprobar el rendimiento de varios objetos durante la solución de problemas de rendimiento. Por ejemplo, si está analizando el rendimiento de la máquina virtual, puede ver la información específica de la máquina virtual y los KPI sin cambiar de pantalla. Puede mover de una máquina virtual a otra y ver los detalles sin abrir varias ventanas.

El panel de control utiliza una visualización progresiva para minimizar la sobrecarga de información y garantizar que la página web se cargue rápidamente. Además, si la sesión del explorador permanece abierta, la interfaz recuerda las últimas selecciones.

Muchos de los paneles de control de rendimiento y capacidad comparten un diseño similar, ya que existen unas características comunes entre estos pilares de operaciones.