Un clon es una copia de una máquina virtual. Una plantilla es una copia maestra de una máquina virtual que se puede utilizar para crear muchos clones.

Al clonar una máquina virtual, se crea una copia de toda la máquina virtual, incluyendo su configuración, los dispositivos virtuales configurados, el software instalado y otros tipos de contenido de los discos de la máquina virtual. También existe la opción de utilizar la personalización del sistema operativo invitado para cambiar algunas de las propiedades del clon, como el nombre del equipo y la configuración de redes.

La clonación de una máquina virtual puede ahorrar tiempo si va a implementar muchas máquinas virtuales similares. Se puede crear, configurar e instalar el software en una sola máquina virtual y, a continuación, clonar varias veces, en lugar de crear y configurar cada máquina virtual de manera individual.

Si se crea una máquina virtual que se clonará con frecuencia, se puede realizar una plantilla de esa máquina virtual. Una plantilla es una copia maestra de una máquina virtual que se puede utilizar para crear y aprovisionar máquinas virtuales. Las plantillas no se pueden editar ni encender, y son más difíciles de alterar que una máquina virtual ordinaria. Una plantilla ofrece una manera más segura de preservar la configuración de una máquina virtual que se desea implementar muchas veces.

Al clonar una máquina virtual o implementar una máquina virtual a partir de una plantilla, la máquina virtual clonada resultante es independiente de la plantilla o la máquina virtual originales. Los cambios en la plantilla o la máquina virtual originales no se reflejan en la máquina virtual clonada, y los cambios en la máquina virtual clonada no se reflejan en la plantilla o la máquina virtual originales.