Los aumentos repentinos temporales en el uso de CPU indican que se están aprovechando al máximo los recursos de CPU. El uso de CPU alto constante puede indicar un problema. Puede usar los gráficos de rendimiento de CPU para supervisar el uso de CPU de los hosts, los clústeres, los grupos de recursos, las máquinas virtuales y las vApps.

Problema

  • El uso de CPU del host es alto de manera constante. Un valor alto en el uso de CPU puede producir un aumento en el tiempo de preparación y las colas de los procesadores de las máquinas virtuales del host.

  • El uso de CPU de la máquina virtual se ubica por encima del 90 % y el valor de preparación de la CPU es superior al 20 %. El rendimiento de las aplicaciones se ve afectado.

  • Es probable que el host no disponga de los recursos de CPU necesarios para satisfacer la demanda.

  • Puede que haya demasiadas CPU virtuales en relación con la cantidad de CPU regulares.

  • Es posible que haya un almacenamiento de E/S o una operación de red que pongan la CPU en estado de espera.

  • El sistema operativo invitado genera demasiada carga para la CPU.

Procedimiento

  • Compruebe que VMware Tools esté instalado en cada máquina virtual del host.
  • Compare el valor de uso de CPU de una máquina virtual con el uso de CPU de otras máquinas virtuales del host o del grupo de recursos. El gráfico de barras apiladas que aparece en la vista Virtual Machine (Máquina virtual) del host muestra el uso de CPU para todas las máquinas del host.
  • Determine si el valor alto de tiempo de preparación de la máquina virtual se debe a que el tiempo de uso de CPU alcanzó el límite de CPU establecido. De ser así, aumente el límite de CPU de la máquina virtual.
  • Aumente los recursos compartidos de CPU para darle a la máquina virtual más oportunidades para ejecutarse. El tiempo de preparación total del host puede mantener el mismo nivel si el sistema host tiene restricciones de CPU. Si el tiempo de preparación del host disminuye, configure las reservas de CPU para máquinas virtuales de alta prioridad, a fin de garantizar que reciban los ciclos de CPU necesarios.
  • Aumente la cantidad de memoria asignada a la máquina virtual. Esta acción reduce la actividad de la red y de los discos para las aplicaciones que almacenan datos en caché. Esto puede mermar la actividad de E/S del disco y disminuir la necesidad de que el host virtualice el hardware. Las máquinas virtuales con menores asignaciones de recursos, por lo general, acumulan más tiempo de disponibilidad de CPU.
  • Reduzca la cantidad de CPU virtuales de una máquina virtual y limítela a solamente la cantidad necesaria para ejecutar la carga de trabajo. Por ejemplo, una aplicación con un solo subproceso en una máquina virtual de cuatro vías únicamente se beneficia con el uso de una sola vCPU. Sin embargo, el mantenimiento del hipervisor de tres vCPU inactivas acapara ciclos de CPU que podrían usarse para otras actividades.
  • Si el host aún no está en un clúster de DRS, agréguelo a uno. Si el host aún está en un clúster de DRS, aumente la cantidad de hosts y migre una máquina virtual o más al nuevo host.
  • Si es necesario, actualice las CPU o los núcleos físicos del host.
  • Use la versión más reciente del software del hipervisor y habilite las características de ahorro de CPU, por ejemplo, la descarga de segmentación de TCP, las páginas de memoria grandes y las tramas gigantes.