La virtualización de CPU agrega distintas cantidades de sobrecarga, según la carga de trabajo y el tipo de virtualización utilizada.

Una aplicación está enlazada con CPU si dedica la mayor parte de su tiempo a ejecutar instrucciones en lugar de esperar eventos externos, como la interacción del usuario, el ingreso de dispositivos o la recopilación de datos. Para estas aplicaciones, la sobrecarga de virtualización de CPU incluye las instrucciones adicionales que deben ejecutarse. Esta sobrecarga ocupa tiempo de procesamiento de la CPU que la propia aplicación puede utilizar. Lo más frecuente es que la sobrecarga de virtualización de la CPU se traduzca en una reducción del rendimiento general.

Para aplicaciones no enlazadas con CPU, probablemente la virtualización de la CPU se traduzca en un aumento de la utilización de la CPU. Si hay capacidad de reserva de la CPU disponible para absorber la sobrecarga, puede lograrse un rendimiento comparable en términos de capacidad de proceso general.

ESXi admite un máximo de 128 procesadores virtuales (CPU) para cada máquina virtual.

Nota:

Para optimizar el rendimiento y la utilización de recursos, implemente aplicaciones de un solo subproceso en máquinas virtuales de un solo procesador, no en máquinas virtuales SMP que tienen varias CPU.

Las aplicaciones de un solo subproceso pueden beneficiarse con una sola CPU. La implementación de estas aplicaciones en máquinas virtuales de dos procesadores no acelera la aplicación. En su lugar, provoca que la segunda CPU virtual utilice recursos físicos que otras máquinas virtuales podrían utilizar.