El almacenamiento que se configura en un host puede incluir una o más redes de área de almacenamiento (SAN) que utilizan iSCSI. Cuando se configura iSCSI en un host, se pueden tomar varias medidas para minimizar los riesgos de seguridad.

iSCSI es un medio para acceder a los dispositivos SCSI e intercambiar registros de datos mediante TCP/IP en un puerto de red en lugar de hacerlo a través de una conexión directa con el dispositivo SCSI. En las transacciones de iSCSI, se encapsulan datos de SCSI sin procesar en registros de iSCSI que después se transmiten al usuario o al dispositivo solicitante.

Las SAN iSCSI permiten utilizar eficientemente las infraestructuras de Ethernet actuales con el fin de proporcionar acceso a los hosts para almacenar recursos que pueden compartir de forma dinámica. Las SAN iSCSI proporcionan una solución de almacenamiento económica para los entornos que dependen de un grupo de recursos comunes para atender a muchos usuarios. Al igual que con cualquier sistema en red, la seguridad de las SAN iSCSI puede verse comprometida debido a infracciones.

Nota:

Los requisitos y procedimientos para proteger la SAN iSCSI son similares para los adaptadores iSCSI de hardware que pueden utilizarse con los hosts y para iSCSI configurado directamente mediante el host.