La funcionalidad de Virtual Volumes cambia el paradigma de administración de almacenamiento de la administración del espacio interno de los almacenes de datos a la administración de objetos de almacenamiento abstractos controlados por matrices de almacenamiento. Con Virtual Volumes, una máquina virtual individual (no el almacén de datos) se convierte en una unidad de administración de almacenamiento, a la vez que el hardware de almacenamiento toma un control completo del contenido, del diseño y de la administración del disco virtual.

Históricamente, la administración de almacenamiento de vSphere se ha centrado en los almacenes de datos. Con este enfoque, los administradores de almacenamiento y los administradores de vSphere determinan de antemano los requisitos de almacenamiento de las máquinas virtuales. Posteriormente, el administrador de almacenamiento configura los recursos compartidos de LUN o NFS y los presenta a los hosts ESXi. El administrador de vSphere crea almacenes de datos basados en LUN o NFS, que luego usa como almacenamiento de máquinas virtuales. Generalmente, el almacén de datos es el nivel de granularidad más bajo en el que se produce la administración de datos desde el punto de vista del almacenamiento. Sin embargo, un solo almacén de datos contiene varias máquinas virtuales, que pueden tener diferentes requisitos. Con el enfoque tradicional, es difícil hacer una diferenciación teniendo en cuenta cada máquina virtual.

La funcionalidad de Virtual Volumes ayuda a mejorar la granularidad y permite diferenciar servicios de máquinas virtuales por aplicación mediante un nuevo enfoque de administración de almacenamiento. En lugar de determinar el almacenamiento de acuerdo con las características de un sistema de almacenamiento, Virtual Volumes lo hace en función de la necesidad de cada máquina virtual, lo que hace que el almacenamiento sea específico de cada máquina virtual.

Virtual Volumes asigna discos virtuales y sus derivados, clones, instantáneas y réplicas directamente a los objetos, llamados volúmenes virtuales, en un sistema de almacenamiento. Esta asignación permite que vSphere asigna operaciones de almacenamiento intensivas, como la creación de instantáneas, la clonación y la replicación, en el sistema de almacenamiento.

Al crear un volumen para cada disco virtual, es posible establecer directrices en un nivel óptimo. Se puede determinar de manera anticipada cuáles son los requisitos de almacenamiento de una aplicación y, posteriormente, comunicárselos al sistema de almacenamiento para que cree un disco virtual adecuado en función de esos requisitos. Por ejemplo, si la máquina virtual requiere una matriz de almacenamiento activa/activa, ya no será necesario seleccionar un almacén de datos que admita el modelo activo/activo, sino que se deberá crear un volumen virtual individual que se ubicará de forma automática en la matriz activa/activa.