Cuando se trabaja para optimizar el rendimiento de las máquinas virtuales, la ubicación del almacenamiento es un factor importante. Siempre existen ventajas y desventajas al comparar un almacenamiento costoso que ofrece alto rendimiento y alta disponibilidad con un almacenamiento de menor costo y menor rendimiento.

El almacenamiento puede dividirse en diferentes niveles de acuerdo con una serie de factores:

  • Nivel alto. Ofrece alto rendimiento y alta disponibilidad. Puede ofrecer instantáneas integradas para facilitar la creación de copias de seguridad y las restauraciones en un punto en el tiempo (PiT). Admite replicación, redundancia completa del procesador de almacenamiento y unidades SAS. Utiliza cabezales de alto costo.

  • Nivel medio. Ofrece rendimiento medio, menor disponibilidad, redundancia parcial del procesador de almacenamiento y unidades SCSI o SAS. Puede ofrecer instantáneas. Utiliza cabezales de costo intermedio.

  • Nivel inferior. Ofrece bajo rendimiento y poca redundancia de almacenamiento interno. Utiliza unidades SCSI de nivel inferior o SATA (cabezales en serie de bajo costo).

No todas las aplicaciones necesitan estar en el almacenamiento de mayor rendimiento y disponibilidad, al menos no durante toda su vida útil.

Nota:

Si necesita parte de la funcionalidad del nivel alto, como las instantáneas, pero no desea pagar por ello, quizás pueda acceder a algunas de las características de alto rendimiento mediante software. Por ejemplo, puede crear instantáneas en software.

Cuando decida dónde colocar una máquina virtual, hágase estas preguntas:

  • ¿Qué nivel de importancia tiene la máquina virtual?

  • ¿Cuáles son sus requisitos de rendimiento y disponibilidad?

  • ¿Cuáles son sus requisitos de restauración PiT?

  • ¿Cuáles son sus requisitos de copia de seguridad?

  • ¿Cuáles son sus requisitos de replicación?

Una máquina virtual puede cambiar de nivel durante su vida útil debido a cambios en su nivel de importancia o a cambios tecnológicos que permiten ofrecer características de niveles superiores en un nivel más bajo. El nivel de importancia es relativo y puede cambiar por distintos motivos, entre ellos por cambios en la organización, procesos operativos, requisitos normativos, planificación ante desastres, etc.