Después de definir una directiva de almacenamiento de máquina virtual, puede aplicarla a una máquina virtual. La directiva de almacenamiento se aplica al aprovisionar la máquina virtual o configurar sus discos virtuales. Según el tipo y la configuración, la directiva puede servir para diferentes usos. Puede seleccionar el almacén de datos más adecuado para la máquina virtual y aplicar el nivel requerido de servicio o puede habilitar servicios de datos específicos para la máquina virtual y sus discos.

Si no se especifica la directiva de almacenamiento, el sistema utilizará la directiva de almacenamiento predeterminada asociada con el almacén de datos. Si cambian los requisitos de almacenamiento de las aplicaciones en la máquina virtual, puede modificar la directiva de almacenamiento que se aplicó originalmente a la máquina virtual.