Las directivas de almacenamiento de las máquinas virtuales son fundamentales para el aprovisionamiento de las máquinas virtuales. Estas directivas ayudan a definir los requisitos de almacenamiento para la máquina virtual y a controlar qué tipo de almacenamiento se proporciona para la máquina virtual, cómo se coloca la máquina virtual en el almacenamiento y qué servicios de datos se ofrecen para la máquina virtual.

Cuando se define una directiva de almacenamiento, se especifican los requisitos de almacenamiento para las aplicaciones que se ejecutan en máquinas virtuales. Después de aplicar esta directiva de almacenamiento a una máquina virtual, la máquina virtual se coloca en un almacén de datos específico que puede satisfacer los requisitos de almacenamiento. En los entornos de almacenamiento definidos por software, como Virtual SAN y Virtual Volumes, la directiva de almacenamiento también determina cómo los objetos de almacenamiento de máquina virtual se aprovisionan y asignan dentro del recurso de almacenamiento para garantizar el nivel de servicio requerido. En entornos con filtros de E/S externos instalados, es posible utilizar directivas de almacenamiento para habilitar un nivel adicional de servicios de datos, como almacenamiento en caché y replicación, para discos virtuales.