Las reglas que se incluyen en una directiva de almacenamiento pueden basarse en etiquetas o servicios de datos específicos del almacenamiento, o bien las reglas pueden ser comunes.