Antes de intentar resolver un problema en la implementación, es necesario identificar de forma precisa cómo es el error.

El primer paso en el proceso de solución de problemas es recopilar información que define los síntomas específicos de lo que está ocurriendo. Se podrían hacer estas preguntas cuando se recopila esta información:

  • ¿Cuál es la tarea o comportamiento esperado que no está ocurriendo?

  • ¿La tarea afectada puede dividirse en subtareas que se pueden evaluar por separado?

  • ¿La tarea termina en un error? ¿Hay un mensaje de error asociado con ella?

  • ¿La tarea se realiza pero en un tiempo prolongado inaceptable?

  • ¿El error es constante o esporádico?

  • ¿Qué ha cambiado hace poco en el software o hardware que podría estar relacionado con error?