Una máquina virtual es un equipo con software que, al igual que un equipo físico, ejecuta un sistema operativo y aplicaciones. El hipervisor actúa como una plataforma para ejecutar máquinas virtuales y permite la consolidación de los recursos informáticos.

Cada máquina virtual contiene su propio hardware virtual o basado en software, que incluye una tarjeta de interfaz de red, un disco duro, una memoria y una CPU virtual.

El software llamado hipervisor se instala en el hardware físico en un centro de datos virtualizado y actúa como plataforma para las máquinas virtuales. ESXi es el hipervisor en un entorno de vSphere. El hipervisor proporciona recursos de hardware físico dinámicamente a las máquinas virtuales según sea necesario para admitir la operación de las máquinas virtuales. El hipervisor permite que las máquinas virtuales operen con cierto grado de independencia del hardware físico subyacente. Por ejemplo, puede moverse una máquina virtual de un host físico a otro, o sus discos virtuales pueden moverse de un tipo de almacenamiento a otro, sin afectar el funcionamiento de la máquina virtual.

Debido a que las máquinas virtuales están desacopladas del hardware físico subyacente específico, la virtualización permite consolidar los recursos informáticos físicos como CPU, memoria, almacenamiento y redes dentro de grupos de recursos que pueden ponerse a disposición de las máquinas virtuales de forma dinámica y flexible. Con el software de administración apropiado, como vCenter Server, también puede usar algunas características que incrementan la disponibilidad y seguridad de su infraestructura virtual.