Cuando se habilitan la desduplicación y la compresión, en algunos casos, puede que sea necesario reducir el nivel de protección de las máquinas virtuales.

Habilitar la desduplicación y la compresión requiere un cambio de formato de los grupos de discos. Para llevar a cabo este cambio, Virtual SAN evacua los datos del grupo de discos, quita el grupo de discos y lo vuelve a crear con un nuevo formato que admite desduplicación y compresión.

En algunos entornos, puede que el clúster de Virtual SAN no tenga suficientes recursos para evacuar por completo el grupo de discos. Un ejemplo de dicha implementación puede ser un clúster de tres nodos sin recursos para evacuar la réplica o el testigo manteniendo una protección completa. Otro ejemplo consiste en un clúster de cuatro nodos con objetos RAID-5 ya implementados. En el último caso, no habrá espacio para mover parte de la fracción RAID-5, ya que los objetos RAID-5 requieren un mínimo de cuatro nodos.

Aún así, se podrán habilitar la desduplicación y la compresión, y usar la opción Permitir redundancia reducida. Esta opción mantiene las máquinas virtuales en ejecución, pero puede que estas no sean capaces de tolerar la cantidad total de errores definidos en la directiva de almacenamiento de máquina virtual. Por tanto, durante el cambio de formato para la desduplicación y la compresión, existiría el riesgo temporal de que las máquinas virtuales perdiesen datos. Virtual SAN restaura la redundancia y el cumplimiento completos una vez finalizada la conversión de formato.