Varias aplicaciones utilizan clústeres, incluidas aplicaciones sin estado, como servidores web, y aplicaciones con características de recuperación integradas, como servidores de bases de datos. Puede establecer clústeres de MSCS en varias configuraciones, en función de su entorno.

Una configuración de clúster típica incluye:

  • Discos que se comparten entre nodos. Se requiere un disco compartido como un disco de cuórum. En un clúster de máquinas virtuales en varios hosts físicos, el disco compartido debe estar en un SAN de canal de fibra (FC), FCoE o iSCSI. Un disco de cuórum debe tener un conjunto homogéneo de discos. Esto significa que si la configuración se realiza mediante SAN de FC, todos los discos en el clúster deben ser únicamente SAN de FC. No se admite el modo mixto.

  • Una red de latido privado entre nodos.

Puede configurar los discos compartidos y el latido privado mediante una de las configuraciones de clúster.