La capacidad de los adaptadores físicos determina el ancho de banda garantizado. De acuerdo con esta capacidad, se puede garantizar un ancho de banda mínimo para una característica del sistema de manera que su funcionamiento sea óptimo.

Por ejemplo, en un conmutador distribuido que está conectado a hosts ESXi con adaptadores de red de 10 GbE, se puede configurar la reserva para que garantice 1 Gbps para la administración mediante vCenter Server, 1 Gbps para el almacenamiento iSCSI, 1 Gbps para vSphere Fault Tolerance, 1 Gbps para el tráfico de vSphere vMotion y 0,5 Gbps para el tráfico de la máquina virtual. Network I/O Control asigna el ancho de banda solicitado en cada adaptador físico de red. Se puede reservar hasta un 75 % del ancho de banda de un adaptador físico de red, es decir, no más de 7,5 Gbps.

Se puede dejar más capacidad sin reservar para que el host asigne ancho de banda de forma dinámica de acuerdo con los recursos compartidos, los límites y el uso, y para reservar únicamente el ancho de banda suficiente para el funcionamiento de una característica del sistema.

Figura 1. Ejemplo de reserva de ancho de banda para el tráfico de sistema de un adaptador físico de red de 10 GbE


Se puede reservar una parte de la capacidad de un adaptador físico de host para el tráfico de una característica del sistema, como la administración de vCenter Server, vSphere vMotion, iSCSI, etc.