Cuando se enciende una máquina virtual, el sistema comprueba la cantidad de recursos de CPU y memoria que aún no se reservaron. En función de los recursos sin reservar disponibles, el sistema determina si puede garantizar la reserva para la cual está configurada la máquina virtual (si así fuera). Este proceso se denomina control de admisión.

La máquina virtual se enciende, si hay disponibles suficientes recursos de CPU y memoria sin reservar o si no hay ninguna reserva. De lo contrario, aparece la advertencia Insufficient Resources (Recursos insuficientes).

Nota:

Además de la reserva de memoria especificada por el usuario, en cada máquina virtual hay también una cantidad de memoria de sobrecarga. Esta asignación de memoria adicional está incluida en el cálculo de control de admisión.

Cuando la característica vSphere DPM está habilitada, es posible que los hosts entren en el modo de espera (es decir, apagados) para reducir el consumo de energía. Los recursos sin reservar proporcionados por estos hosts se consideran disponibles para el control de admisión. Si una máquina virtual no puede encenderse sin estos recursos, se genera una recomendación para encender la cantidad suficiente de hosts en modo de espera.