La consola de máquina virtual cumple la misma función en la máquina virtual que el monitor de un servidor físico. Los usuarios que tienen acceso a la consola de la máquina virtual tienen acceso a la administración de energía de la máquina virtual y a los controles de conectividad del dispositivo extraíble. Por lo tanto, el acceso a la consola puede permitir que ocurra un ataque malicioso en una máquina virtual.

Procedimiento

  1. Utilice servicios nativos de administración remota, como servicios de terminal y SSH, para interactuar con las máquinas virtuales.

    Otorgue acceso a la consola de máquina virtual solo cuando sea necesario.

  2. Limite las conexiones a la consola.

    Por ejemplo, en un entorno muy seguro, limítela a una conexión. En algunos entornos, se puede incrementar el límite si se necesitan varias conexiones simultáneas para realizar las tareas normales.