Cuando se trabaja para optimizar el rendimiento de las máquinas virtuales, la ubicación del almacenamiento es un factor importante. Según cuáles sean sus necesidades de almacenamiento, podrá seleccionar un almacenamiento con alto rendimiento y alta disponibilidad o bien un almacenamiento con un rendimiento más bajo.

El almacenamiento puede dividirse en diferentes niveles de acuerdo con diversos factores:

  • Nivel alto. Ofrece alto rendimiento y alta disponibilidad. Puede ofrecer snapshots integradas para facilitar la creación de copias de seguridad y las restauraciones en un punto en el tiempo (PiT). Admite replicación, redundancia completa del procesador de almacenamiento y unidades SAS. Utiliza cabezales de alto costo.

  • Nivel medio. Ofrece rendimiento medio, menor disponibilidad, redundancia parcial del procesador de almacenamiento y unidades SCSI o SAS. Podría ofrecer instantáneas. Utiliza cabezales de costo intermedio.

  • Nivel inferior. Ofrece bajo rendimiento y poca redundancia de almacenamiento interno. Utiliza SATA o unidades SCSI lentas.

No todas las máquinas virtuales deben estar en el almacenamiento de mayor rendimiento y disponibilidad durante todo su ciclo de vida.

Cuando se decide dónde se va a colocar una máquina virtual, se aplican las siguientes consideraciones:

  • Gravedad de la máquina virtual

  • Requisitos de rendimiento y disponibilidad

  • Requisitos de restauración en PiT

  • Requisitos de copia de seguridad y replicación

Una máquina virtual puede cambiar de nivel durante su ciclo de vida a consecuencia de los cambios que se producen en el nivel de gravedad o en la tecnología. El nivel de gravedad es relativo y puede cambiar por distintos motivos; entre ellos, por cambios en la organización, procesos operativos, requisitos normativos, planificación ante desastres, etc.