Es posible clonar una máquina virtual con un sistema operativo totalmente iniciado y, de forma opcional, aplicaciones en ejecución, a varias máquinas virtuales de una sola vez. La clonación instantánea es una manera de implementar cientos o miles de máquinas virtuales en poco tiempo, generalmente en algunos segundos. La clonación instantánea es sumamente práctica para implementaciones de aplicaciones a gran escala.

La clonación instantánea es una manera de aprovisionar una gran cantidad de máquinas virtuales listas para usar con una sobrecarga mínima de recursos y cambios mínimos en el sistema operativo invitado o las aplicaciones. Las operaciones de clonación instantánea implican un impacto ínfimo sobre los hosts y el almacenamiento, ya que las máquinas virtuales clonadas comparten estados de disco y memoria con su máquina virtual primaria. La clonación instantánea se realiza con una velocidad al menos 10 veces mayor que el aprovisionamiento promedio de máquinas virtuales.

En el proceso de clonación instantánea se emplea el concepto de máquina virtual primaria y máquinas virtuales secundarias. Una máquina virtual primaria es una máquina virtual encendida que se convierte en plantilla. Las máquinas virtuales secundarias son las máquinas virtuales nuevas que se clonan a partir de la máquina virtual primaria.

El proceso (masivo) de clonación instantánea se compone de dos fases: una fase de preparación y una fase de bifurcación.

La fase de preparación implica arrancar la máquina virtual primaria, iniciar las aplicaciones, colocar las bibliotecas en la memoria, congelar el estado de la máquina virtual primaria como plantilla encendida, dividir páginas grandes y marcar toda la memoria como COW, así como crear de forma previa y registrar los archivos de configuración de la cantidad deseada de máquinas virtuales secundarias.

La fase de bifurcación consiste en el encendido de las máquinas virtuales secundarias.

Las máquinas virtuales secundarias heredan el estado de memoria (COW), el estado de dispositivo (punto de control) y el estado de disco (disco delta) de la máquina virtual primaria.

//Al personalizar el sistema operativo invitado de la máquina virtual secundaria, se obtiene una identidad única para la máquina virtual secundaria. // Comprobar si esto se aplica.

Es posible definir si las máquinas virtuales secundarias clonadas son persistentes o no persistentes.

Las máquinas virtuales secundarias no persistentes utilizan discos no persistentes. Esto significa que no se crean discos nuevos para las máquinas virtuales secundarias. Las máquinas virtuales secundarias no persistentes pierden su estado después de que se apagan y contienen discos específicos para elementos secundarios que no se comparten con la máquina virtual primaria.

Las máquinas virtuales secundarias no persistentes son útiles para utilizar las máquinas virtuales de forma temporal y, posteriormente, descartarlas. Cuando se restablece una máquina virtual no persistente, la máquina regresa al estado original de elemento primario.

Utilice máquinas virtuales secundarias persistentes si desea utilizarlas como máquinas virtuales normales (después de clonar las máquinas virtuales). Las máquinas virtuales secundarias persistentes se convierten en clones vinculados tras la bifurcación. Por consiguiente, la diferencia radica en la reversión y el aprovisionamiento inicial.

Las máquinas virtuales secundarias persistentes se convierten en clones vinculados normales después de que se encienden. Se puede aprovechar la bifurcación de máquinas virtuales secundarias persistentes en el primer arranque de la tormenta de arranque inicial, por ejemplo, durante el aprovisionamiento inicial de un host con cientos de máquinas virtuales que se encienden al mismo tiempo. Solo se pueden crear máquinas virtuales secundarias persistentes cuando la máquina virtual primaria se encuentra en modo inactivo.

Las máquinas virtuales primarias y secundarias de clon instantáneo son tipos especiales de máquinas virtuales que se implementan y se administran de una manera específica.