vSphere HA utiliza el control de admisión para garantizar que se reserven recursos suficientes para la recuperación de máquinas virtuales cuando se produce un error en el host.

El control de admisión impone restricciones sobre el uso de recursos. No se permite ninguna acción con el potencial de infringir estas restricciones. Las acciones que es posible que no se permitan incluyen los siguientes ejemplos:

  • Encendido de una máquina virtual
  • Migración de una máquina virtual
  • Aumento de la reserva de CPU o memoria de una máquina virtual
La base para el control de admisión de vSphere HA es la cantidad de errores de host que el clúster puede tolerar sin perder la capacidad de conmutación por error. La capacidad de conmutación por error del host puede establecerse de tres formas:
  • Porcentaje de recursos del clúster
  • Directiva de ranuras
  • Hosts de conmutación por error dedicados
Nota: Se puede desactivar el control de admisión de vSphere HA. Pero sin eso, no existe garantía de que se pueda reiniciar la cantidad esperada de máquinas virtuales después de un error. No desactive permanentemente el control de admisión.
Nota: Dentro de un clúster, hay que desactivar temporalmente el control de admisión de HA para que vSphere vMotion pueda continuar. Esta acción evita el tiempo de inactividad de las máquinas en los hosts en los que se realiza la corrección. Deshabilitar el control de admisión de HA antes de corregir un clúster de dos nodos hace que el clúster pierda prácticamente todas sus garantías de alta disponibilidad. La razón es que, cuando uno de los dos hosts entra en modo de mantenimiento, vCenter Server no puede realizar la conmutación por error de las máquinas virtuales a ese host y las conmutaciones por error de HA nunca se realizan correctamente.

Más allá de la opción de control de admisión elegida, también existe un umbral de reducción de recursos de máquina virtual. Esta configuración permite especificar el porcentaje de degradación de recursos que se tolerará, pero no está disponible a menos que se active vSphere DRS.

Se verifica el cálculo de la reducción de recursos tanto para CPU como para memoria. Se tiene en cuenta la memoria reservada de una máquina virtual y la sobrecarga de memoria para decidir si se permitirá encender, migrar o realizar cambios de reserva. La memoria real consumida por la máquina virtual no se considera en el cálculo, ya que la reserva de memoria no siempre se correlaciona con el uso de memoria real de la máquina virtual. Si el uso real supera la memoria reservada, la capacidad de conmutación por error es insuficiente y, como resultado, se produce una degradación en el rendimiento con la conmutación por error.

Si establece un umbral de reducción del rendimiento, podrá especificar la existencia de un problema de configuración. Por ejemplo:

  • El valor predeterminado es 100 %, lo que no produce advertencias.
  • Si se reduce el umbral a 0 %, se genera una advertencia cuando el uso de un clúster excede la capacidad disponible.
  • Si se reduce el umbral a 20 %, la reducción de rendimiento que puede tolerarse se calcula como performance reduction = current utilization * 20%. Cuando el uso actual menos la reducción de rendimiento excede la capacidad disponible, se emite un aviso de configuración.