La autenticación de Kerberos provee a los usuarios que hayan iniciado sesión en su dominio de Active Directory correctamente de acceso a su portal de aplicaciones sin solicitudes adicionales de credenciales. Es necesario habilitar la autenticación de Windows para permitir que el protocolo Kerberos proteja las interacciones entre los exploradores de los usuarios y el servicio Directories Management. No es necesario configurar Active Directory directamente para que Kerberos funcione con la implementación existente.

Actualmente, Kerberos autentica las interacciones entre el explorador de un usuario y el servicio solo en sistemas operativos Windows. Si se accede al servicio desde otros sistemas operativos, no se utiliza la autenticación de Kerberos.