Los servicios a petición se ofrecen a los usuarios mediante la creación de acciones y elementos de catálogo; después se controla estrictamente quién puede solicitar dichos servicios mediante autorizaciones y aprobaciones.