Un administrador del sistema habilita el protocolo de Instrumentación de administración de Windows (WMI) e instala el agente de WMI en todas las máquinas administradas de Windows para que sus datos y operaciones puedan administrarse. El agente es necesario para recopilar datos de las máquinas de Windows, por ejemplo, el estado de Active Directory del propietario de una máquina.