Determine el modo en que vRealize Operations Manager supervisa sus objetos y el modo en que le notifica acerca de los problemas que se producen con dichos objetos.

Los administradores de vRealize Operations Manager asignan políticas a grupos de objetos y aplicaciones para que sean compatibles con los acuerdos de nivel de servicio (SLA) y las prioridades empresariales. Al utilizar políticas con grupos de objetos, asegúrese de que las reglas definidas en las políticas surten efecto rápidamente en los objetos de su entorno.

Gracias a las políticas, puede:

  • Habilitar y deshabilitar alertas.

  • Controlar recopilaciones de datos con la persistencia o no de las métricas en los objetos de su entorno.

  • Configurar los análisis y los umbrales del producto.

  • Supervisar objetos y aplicaciones a niveles de servicio distintos.

  • Priorizar políticas para que las reglas más importantes invaliden las predeterminadas.

  • Comprender las reglas que afectan a los análisis.

  • Comprender las políticas que se aplican a los grupos de objetos.

vRealize Operations Manager incluye una biblioteca de políticas activas integradas que ya están definidas para su uso. vRealize Operations Manager aplica estas políticas por orden de prioridad.

Cuando aplica una política a un grupo de objetos, vRealize Operations Manager recopila datos de los objetos del grupo de objetos en función de los umbrales, las métricas, las supermétricas, los atributos, las propiedades, las definiciones de alertas y las definiciones de problemas que se han habilitado en la política.

Es posible que se den los siguientes ejemplos de políticas en un entorno de TI típico.

  • Mantenimiento: optimizado para la supervisión en curso, sin umbrales ni alertas.

  • Producción crítica: entorno de producción listo, optimizado para el funcionamiento con alertas sensibles.

  • Producción importante: entorno de producción listo, optimizado para el funcionamiento con alertas de nivel medio.

  • Cargas de trabajo por lotes: optimizado para procesar tareas.

  • Prueba, clasificación por etapas y control de calidad: configuración menos crítica, menor número de alertas.

  • Desarrollo: configuración menos crítica, sin alertas.

  • Baja prioridad: garantiza el uso eficaz de los recursos.

  • Política predeterminada: configuración predeterminada del sistema.