Se recomienda comprobar que no hay cuentas de usuario innecesarias en la configuración y en las cuentas de usuario locales y de dominio.

Restrinja las cuentas de usuario que no estén relacionadas con el funcionamiento de la aplicación a las cuentas necesarias para la administración, el mantenimiento y la solución de problemas. Restrinja el acceso remoto de las cuentas de usuario de dominio al mínimo necesario para mantener el servidor. Controle y audite de forma estricta estas cuentas.