Para facilitar y mejorar la gestión de las alertas, puede organizarlas como un grupo según sus necesidades.

Resulta complicado identificar un problema en entornos de gran tamaño, dado que recibe diferentes tipos de alertas. Para gestionar las alertas con facilidad, agrúpelas según sus definiciones.

Por ejemplo, imagine que hay 1000 alertas en su sistema. Para identificar los distintos tipos de alertas, agrúpelas en función de sus definiciones de alerta. También es fácil detectar la alerta que presenta la mayor gravedad en el grupo.

Al agrupar las alertas, verá la cantidad de veces que se activan las alertas con la misma definición de alerta. Si las alertas están agrupadas, puede realizar las siguientes tareas con facilidad y rapidez:

  • Buscar la alerta más ruidosa: la alerta que se ha activado el máximo número de veces se denomina alerta más ruidosa. Una vez que la encuentre, puede desactivarla para evitar más ruido.

  • Filtrar alertas: puede filtrar las alertas en función de una subcadena en las definiciones de alerta. El resultado muestra el grupo de alertas que contienen la subcadena.

Nota:
  • Cuando cancela o deshabilita una alerta de grupo, las alertas no se cancelan al instante. Esta acción podría tardar algún tiempo si el grupo es de gran tamaño.

  • Solo puede expandirse un grupo cada vez.

  • La cifra situada junto al grupo indica el número de alertas en ese grupo concreto.

  • La señal de gravedad indica el máximo nivel de gravedad de una alerta en un grupo.