Un flujo de trabajo es una serie de acciones y decisiones que se ejecutan de forma secuencial. Orchestrator proporciona una biblioteca de flujos de trabajo que ejecutan tareas de administración comunes según las recomendaciones. Orchestrator también proporciona bibliotecas de las acciones individuales que realizan los flujos de trabajo.

Los flujos de trabajo combinan acciones, decisiones y resultados que, cuando se realizan en un orden específico, completan una tarea o un proceso concretos en un entorno virtual. Los flujos de trabajo realizan tareas como el aprovisionamiento de máquinas virtuales, la copia de seguridad, el mantenimiento regular, el envío de correo electrónico, las operaciones de SSH, la administración de la infraestructura física y otras operaciones de utilidad general. Las entradas aceptan los flujos de trabajo según su función. Puede crear flujos de trabajo que se ejecuten de acuerdo con programas definidos o que se ejecuten si se producen ciertos eventos anticipados. La información la puede proporcionar el usuario, otros usuarios, otro flujo de trabajo o acción, o bien un proceso externo, como una llamada de servicio web de una aplicación. Los flujos de trabajo validan y filtran la información en cierta medida antes de su ejecución.

Los flujos de trabajo pueden llamar a otros flujos de trabajo. Por ejemplo, puede reutilizar un flujo de trabajo que inicia una máquina virtual en varios flujos de trabajo.

Los flujos de trabajo se crean utilizando el entorno de desarrollo integrado (IDE) de la interfaz del cliente de Orchestrator, que proporciona acceso a la biblioteca de flujos de trabajo y permite ejecutar flujos de trabajo en el motor de flujos de trabajo. El motor de flujos de trabajo también puede tomar objetos de bibliotecas externas que se conectan a Orchestrator. Esta función permite personalizar procesos o implementar funciones proporcionadas por aplicaciones de terceros.