Para optimizar el rendimiento de los flujos de trabajo y maximizar el potencial de volver a utilizar acciones, es aconsejable seguir una serie de directivas básicas de codificación al crear acciones.