Las prácticas recomendadas para usar y configurar vSphere Replication pueden evitar que su entorno tenga problemas durante la replicación.

Establecer la hora óptima para el objetivo de punto de recuperación (RPO)

La replicación de miles de máquinas virtuales (VM) es un proceso que consume el ancho de banda. vSphere Replication le permite establecer el RPO a 15 minutos, pero debe calcular la hora óptima de RPO para ahorrar ancho de banda para la replicación y cumplir con sus requisitos empresariales para la protección de sus VM. Por ejemplo, si su empresa requiere la replicación de 2.000 máquinas virtuales con un RPO de 8 horas, establezca el horario de RPO a 8 horas para cumplir con las necesidades empresariales y ahorrar ancho de banda. Consulte Calcular el ancho de banda para vSphere Replication para obtener más detalles.

Utilizar la recuperación de múltiples momentos específicos (MPIT)

Cada snapshot de momento específico consume almacenamiento. La cantidad consumida depende de la velocidad del cambio de datos en la máquina virtual. Cuando establece múltiples instancias de momento específico para replicar una máquina virtual entre dos sitios vCenter Server, vSphere Replication presenta las instancias retenidas como snapshots estándar tras la recuperación. El tiempo requerido para consolidar snapshots tras la recuperación aumenta con la cantidad de snapshots.

A pesar de que vSphere Replication admite hasta 24 puntos de recuperación, debe establecer el MPIT en la menor cantidad de puntos de recuperación que cumpla con sus requisitos empresariales. Por ejemplo, si su empresa necesita 10 puntos de recuperación, debe configurar vSphere Replication para que guarde solo 10 snapshots. Puede establecer hasta dos puntos de recuperación por día, para los últimos cinco días. Como consecuencia, el almacenamiento consumido y las horas necesarias para consolidar las snapshots tras la recuperación serán menores que si utiliza la cantidad máxima de puntos de recuperación.

Configurar el modo inactivo

Para máquinas virtuales con niveles altos de E/S de almacenamiento, poner en modo inactivo el sistema de archivos y las aplicaciones puede tardar varios minutos y afectar el rendimiento de la máquina virtual. Cuando se pone en modo inactivo un sistema de archivos y aplicaciones para máquinas virtuales de Windows, vSphere Replication requiere una snapshot regular de la máquina virtual antes de realizar la replicación. Cuando calcule el tiempo de RPO, considere la hora y el consumo de recursos para el modo inactivo y para la consolidación de las snapshots. Por ejemplo, si configura la replicación de una máquina virtual de Windows con un RPO de 15 minutos y el modo inactivo está habilitado, vSphere Replication genera una snapshot de la máquina virtual y la consolida cada 15 minutos.

Configurar inicializaciones de la replicación

Puede copiar archivos de discos virtuales de las máquinas virtuales de origen en la ubicación de destino y usarlos como inicializaciones de la replicación. Al utilizar las inicializaciones de la replicación, vSphere Replication reduce el tiempo y el ancho de banda requeridos para el proceso de sincronización completa inicial. El UUID de los archivos VMDK de origen y de destino debe coincidir para que la replicación sea exitosa y para evitar sobrescrituras accidentales de los archivos del disco que pertenezcan a otras máquinas virtuales en la ubicación de destino.

Supervisión de un almacén de datos en el sitio de destino

vSphere Replication requiere espacio suficiente en el disco, en el sitio de destino, para replicar una máquina virtual. La replicación puede fallar si no existe espacio suficiente para guardar los archivos de replicación. Puede crear una alarma que le indique si no hay espacio de almacenamiento suficiente en el sitio de destino.