Se realiza una operación de sincronización inicial completa para cada nueva replicación que se configura. Durante esa operación, vSphere Replication copia todos los datos de la máquina virtual de origen a una vApp de marcador de posición en el sitio de destino.

Si la máquina virtual de origen es demasiado grande, o si el ancho de banda de la conexión de red con la nube es demasiado bajo, es probable que la sincronización inicial completa demore más tiempo. Por eso, quizás le convenga copiar la máquina virtual de origen en el sitio de destino a través de medios extraíbles u otras formas de transferencias de datos. Luego puede configurar una replicación y usar la copia de la máquina virtual en el sitio de destino como propagación de replicación. Cuando se configura una replicación para que use una vApp de propagación, vSphere Replication no copia la máquina virtual de origen íntegra en el sitio de destino. En cambio, copia en la vApp de propagación solo los diferentes bloques entre la máquina virtual de origen y la propagación.

Nota:

vSphere Replication almacena los datos de la replicación en la vApp de propagación. No se crean copias de la vApp de propagación. Por lo tanto, la vApp de propagación podrá usarse para una sola replicación.

Crear vApps de propagación en la nube

Las vApps de propagación del sitio de destino se pueden crear de diversas maneras.

  • Transferencia de datos sin conexión: puede exportar una máquina virtual como paquete OVF y dejar que el administrador de servicios en la nube importe el paquete en su organización de nube.

  • Clonación de una máquina virtual: es posible clonar una máquina virtual en el centro de datos virtual de la organización a fin de crear una vApp de propagación. vSphere Replication calcula la suma de comprobación e intercambia los diferentes bloques del origen de replicación con la vApp de propagación.

  • Copia a través de la red: es posible copiar una máquina virtual de origen en la organización de nube a través de medios que no sean vSphere Replication a fin de copiar, en el sitio de destino, los datos de origen iniciales.

Nota:

El tamaño y la cantidad de discos, como así también la respectiva asignación a controladoras de discos y nodos del bus, deben coincidir entre el origen de replicación y la máquina virtual de propagación. Por ejemplo, si la máquina de origen de replicación tiene dos discos de 2 GB cada uno, uno de ellos se asigna a la controladora SCSI 0 del número de bus 0 y el segundo se asigna a la controladora SCSI 1 del número de bus 2, la vApp de propagación que use deberá tener exactamente la misma configuración de hardware: 2 discos de 2 GB cada uno, en SCSI 0:0 y en SCSI 1:2.