vSphere 8.0 permite un rendimiento avanzado de las cargas de trabajo mediante la aceleración de las funciones de redes en las unidades de procesamiento de datos (DPU).

vSphere 8.0 permite un rendimiento de carga de trabajo superior para satisfacer las necesidades de rendimiento y latencia de las cargas de trabajo distribuidas modernas mediante la aceleración de las funciones de red en las DPU. Con vSphere Distributed Services Engine, los servicios de infraestructura se distribuyen entre los diferentes recursos informáticos disponibles en el host ESXi, liberando a la DPU de algunas funciones de red. Las aplicaciones modernas se desarrollan utilizando un enfoque de arquitectura de microservicios que busca descomponer la aplicación en varios servicios independientes pero que colaboran. Esta mayor complejidad genera nuevas demandas para la CPU. Por ejemplo, procesar solicitudes de almacenamiento o transferir tráfico de red para estos microservicios deja menos ciclos de CPU para la carga de trabajo real. En este contexto, los aceleradores especialmente diseñados como las DPU pueden asumir la nueva carga informática y ayudar a mejorar el rendimiento y la eficiencia de la infraestructura.

Con vSphere Distributed Services Engine, las DPU pueden acelerar el rendimiento de la red y aumentar el rendimiento de los datos, a la vez que no suponen una carga operativa para la administración del ciclo de vida de las DPU, ya que la experiencia existente de Día 0, Día 1 y Día 2 de vSphere no cambia. En el momento de su lanzamiento, vSphere Distributed Services Engine es compatible con unidades DPU de NVIDIA y AMD, y con diseños de servidor de Dell y HPE. vSphere Distributed Services Engine está disponible en servidores con unidades DPU preinstaladas. No puede instalar unidades DPU por separado en el entorno ni utilizar Distributed Services Engine sin unidades DPU preinstaladas.

Figura 1. A partir de vSphere 8.0, VMware traslada cierta funcionalidad que se ejecuta en el complejo de CPU principal al complejo de CPU de DPU:
VMware traslada cierta funcionalidad que se ejecuta en el complejo de la CPU principal al complejo de CPU de DPU para habilitar la aceleración de la red.

vSphere Distributed Services Engine descongestiona y acelera las funciones de infraestructura en la DPU mediante la introducción de un VMware vSphere Distributed Switch en la DPU y NSX Networking and Observability de VMware, que permite supervisar, identificar y mitigar de forma proactiva los cuellos de botella de la infraestructura de red sin derivaciones a la red complejas. La DPU se convierte en un nuevo punto de control para escalar funciones de infraestructura y habilita controles de seguridad sin agente y desacoplados del dominio de la carga de trabajo.

Con vSphere Distributed Services Engine podrá:

vSphere Distributed Services Engine no requiere una licencia de ESXi independiente. Una red interna que está aislada de otras redes conecta las DPU con los hosts ESXi. Las compilaciones del servidor ESXi 8.0 son imágenes unificadas, que contienen contenido x86 y DPU. En el sistema vSphere, las DPU se ven como objetos nuevos durante la instalación y la actualización, así como en los flujos de trabajo de perfiles de host, almacenamiento y redes.